Portada Ciudades 13, 2010 (Burgos)

Desde la década de 1950 y, sobre todo, y más en España, la de los sesenta y setenta, las ciudades europeas han asistido a la construcción de una parte sustancial de lo que en la actualidad constituye su periferia urbana continua. En general, a diferencia de los crecimientos más recientes, esas periferias se nutrieron fundamentalmente de vivienda social (en el sentido más amplio del término) construida las más de las veces bajo la forma de tipologías edificatorias colectivas y, a menudo, en morfologías urbanas abiertas (conjuntos de bloques y torres) desigualmente dotadas de equipamiento urbanístico que, en muchos países, han terminado por construir la imagen característica (y, a veces, estigmática) de estas periferias.

Publicado: 01/06/2010