El rito y el folklore son parte integrante de la práctica religiosa. Celebración popular, religión e indumentaria son piezas fundamentales de “la forma en que los pueblos se ven a sí mismos”. En esta línea argumentativa, más allá de esa imagen progresivamente desdibujada por el efecto unificador de la globalización, a través del folklore y el atuendo popular, constituyen todo un marco de análisis para entender valores, costumbres y significados de cada cultura. Sin embargo, a pesar de lo que pudiera creerse, y tal vez como reacción a dicho efecto globalizador, sorprende la permanencia, revitalización y vindicación que hacen los pueblos y las regiones durante las últimas décadas, de elementos tradiciones propios, como la danza, las fiestas tradicionales, y sobre todo, el traje. A pesar de ser parejo a una intensa secularización de la vida cotidiana

Publicado: 05/08/2020