Volver a los detalles del artículo Don Salvino Sierra y el Instituto Anatómico de Valladolid Descargar Descargar PDF