• Portada Ciudades 21, 2018 (Roubaix) Patrimonios urbanos
    Núm. 21 (2018)

    Este monográfico aborda el tema de los diversos patrimonios que, aparte del ya asentado tema de los conjuntos urbanos de carácter patrimonial reconocido, confluyen en la ciudad, que evoluciona y se transforma, borrando, preservando o integrando ciertos elementos del pasado en su devenir histórico.

  • Portada Ciudades, 20 (2017) Regenerar la ciudad. Condiciones y límites de una estrategia urbana integrada
    Núm. 20 (2017)

    En este número de la Revista Ciudades, se plantea la ‘regeneración urbana’ como principal estrategia para la ciudad actual, apoyada en la reconsideración de los tejidos urbanos existentes, no solo históricos sino incluso los más recientes. En el contexto de fomento de un enfoque integrado del desarrollo urbano y de particular atención a los espacios urbanos más vulnerables (Carta de Leipzig, 2007), la regeneración urbana canaliza en Europa, y en particular en España, el debate urbanístico más reciente. Tras un periodo expansivo que se somete a crítica, muchos de los espacios urbanos consolidados o semiconsolidados demandan nuestra atención cada vez más urgente, evidenciando una necesidad de regeneración por sus déficits y por el arraigo en ellos de comunidades urbanas consolidadas. El potencial de transformación y mejora de la ciudad se pone en cuestión por la disciplina y conduce a una evolución del marco legislativo y político.

    La crítica del modelo de crecimiento urbano expansivo ha canalizado debates, publicaciones, legislaciones y propuestas que han mantenido este tema entre los principales asuntos urbanísticos. Diferentes trabajos y contribuciones han hecho el esfuerzo de interpretar correctamente los procesos urbanísticos contemporáneos y de clasificar las características de los distintos ámbitos espaciales heredados. Se ha pretendido clarificar conceptualmente las necesidades y los grados de intervención que se pueden plantear e incluso los criterios de diseño que seguirán las operaciones propuestas. Y también se han realizado esfuerzos por delimitar ámbitos con necesidades de regeneración desde perspectivas como la vulnerabilidad social, el estado de conservación de la edificación o la segregación social y funcional.

    La acción desarrollada inicialmente en los conjuntos históricos y más tarde en los barrios residenciales, evoluciona ahora hacia una acción generalizada en la ciudad construida, bajo criterios de sostenibilidad, de eficiencia energética o de acción social en los entornos más frágiles. Todo ello está acompañado además por la revisión de grandes temas como la movilidad, el espacio público, la distribución de funciones, la infraestructura verde, las actuaciones de vivienda e incluso no faltan quienes quieren ver una posible reactivación del mercado laboral hacia este sector. ¿Será finalmente un verdadero cambio derivado del paradigma del desarrollo sostenible o es un argumento de oportunidad para justificar otras expectativas? La regeneración urbana deberá demostrar la integridad de este nuevo planteamiento urbano.

    Todos estos elementos ofrecerían la posibilidad de dar un nuevo enfoque, desde las actuaciones de recuperación de tejidos urbanos vulnerables, hasta los modelos de gestión que conjuguen los derechos de propiedad con los derechos sociales y los mecanismos de evaluación de idoneidad de las distintas propuestas hacia una estrategia urbanística integrada. ¿Es posible avanzar trazando una nueva línea de acción regeneradora capaz de orientar la ciudad entera, una actuación verdaderamente integrada?

    Por todo ello, este nuevo número de la Revista Ciudades se propone recoger las principales innovaciones en la evolución de este tema. Desde los programas y proyectos de investigación que pretenden evidenciar las necesidades o el potencial regenerador, hasta el enfoque que están tomando las recientes normativas y planes de regeneración, pasando por el análisis casos que nos permitan valorar los logros y fracasos que se están obteniendo.

  • Portada Ciudades 19, 2016 (Le Havre) Historia urbana, historia urbanística. Europa, siglo XX
    Núm. 19 (2016)

    Los primeros grandes movimientos, exposiciones, congresos y concursos de urbanismo en Europa cumplen cien años, lo que ha justificado diversos eventos científicos que animan el debate en torno a la historia del urbanismo y de las ciudades durante el siglo XX. El alcance internacional de estos acontecimientos centenarios – propósito explícito de algunos de ellos, efecto no buscado de manera prioritaria por otros – constituye la prueba de evidencia de un discurso urbanístico que, como han subrayado diversos autores, recorrerá y trascenderá países e incluso continentes, y conformará el sustrato histórico común de un gran número de declinaciones, locales y nacionales, del planeamiento urbanístico moderno. Esos acontecimientos centenarios ilustran la internacionalización de una producción de representaciones que, anticipando los cambios globales del espacio urbano, vinculan de manera muy específica un momento preciso de la Historia urbana (entendida como historia de la ciudad y la sociedad urbana), y de la Historia urbanística (entendida como historia de la construcción del espacio urbano).

  • Portada Ciudades 18, 2015 (Madrid) La urbanística contra-reformista: administradores, promotores, financieros, propietarios de suelo, políticos, ideólogos, profesionales y francotiradores, contra la ciudad
    Núm. 18 (2015)

    Vivimos tiempos en los que aquellos principios que orientaron la llamada Urbanística Reformista están cayendo en desuso, dando paso, precisamente, a prácticas político-administrativas contra las que aquella se enfrentó.

    Se puede decir que asistimos a una auténtica Contrarreforma que está desterrando los presupuestos urbanísticos nacidos al amparo de la racionalidad que se fue gestando, allá por los años sesenta, en Italia, para extenderse, más tarde, por el resto de Europa, sobre todo en España.

    Los principios de la Urbanística Reformista se han expuesto y verificado en múltiples ocasiones, desde el vínculo común del plan como herramienta, del planteamiento de un desarrollo urbano equilibrado, de la alternativa al “modelo urbano de renta del suelo” y de la igualdad materializada en el acceso universal a los servicios urbanos.

  • Portada Ciudades 17, 2014 (Belgrado) La proximidad, ¿un nuevo valor urbano?
    Núm. 17 (2014)

    Los valores de lo urbano se están replanteando, con una línea argumenta que reivindica otras miradas a la ciudad y con ella otros proyectos y formas. En ella emerge un concepto, la proximidad, que parece aunar los distintos registros que, desde diversas disciplinas se sitúan en este planteamiento argumental. La Revista “ciudades” quiere ahondar en este debate y con ello contribuir a fortalecer las propuestas urbanas que el siglo XXI requiere. Y para ello invita a todos aquellos que, desde disciplinas diversas, puedan ayudar a consolidar el análisis y el debate académico respecto a la proximidad como un nuevo valor urbano.

    La Revista “ciudades” invita a reflexionar sobre todo ello desde la investigación académica y ofrece un espacio de publicación de los trabajos que se están elaborando sobre un tema tan amplio e interdisciplinar como es la proximidad en la ciudad, un nuevo valor urbano.

  • Portada Ciudades 16, 2013 (Berlín) ¿El centro en otro lugar? Centralidades urbanas, polaridades territoriales
    Núm. 16 (2013)

    Tras un amplio periodo de eclosión de estudios sobre las ciudades, más empeñados en renombrar lo urbano que en dar verdadera cuenta de cómo lo urbano tiene lugar y de sus condiciones, acomodada la búsqueda en la descripción entusiasta de los fenómenos emergentes, parece necesario revisar críticamente conceptos clásicos de la ciencia urbana en la medida en que sigan ofreciendo coherencia a la explicación de nuestros territorios urbanizados.

    Este número de la revista Ciudades plantea una relectura del concepto de centralidad urbana, planteando su utilidad en la interpretación de lo urbano contemporáneo, tanto en la escala territorial o metropolitana como en la escala local.

  • Portada Ciudades 15, 2012 (Christaller) Ordenación del territorio: fundamentos y práctica de una disciplina en construcción
    Núm. 15 (2012)

     Ciudades 15 plantea su monográfico sobre Ordenación del Territorio, en sus diversas vertientes conceptuales y por lo que atañe a sus principios y criterios. Precisamente cuando la planificación urbanística más ha estado al servicio de la promoción y las plusvalías inmobiliarias, de los paladines del crecimiento indiscriminado y de la excelencia del libre mercado, es decir, cuando  el planeamiento se ha convertido en mera obligación instrumental de intereses más privados que públicos, es cuando la necesidad, la carencia, la imposibilidad o la levedad de la planificación territorial se ha sentido de manera más patente.

  • Portada Ciudades 14, 2011 (Venecia) La recuperación de los centros históricos
    Núm. 14 (2011)

    Las intervenciones urbanísticas de que son objeto los Centros Históricos están suponiendo introducir en dichos lugares determinadas funcionalidades, contenidos sociodemográficos y formas de hábitat que impulsan un comportamiento espacial de clase, lo que no evita que surjan contradicciones que, en cierta manera, actúan como contrapeso resistente, El objetivo es pasar revista a toda una serie de casuísticas, extraídas de la experiencia internacional, por lo que se refiere al comportamiento que están protagonizando los Centros Históricos en los últimos años.

  • Portada Ciudades 13, 2010 (Burgos) Rehabilitación de barrios periféricos: Debates y desafíos
    Núm. 13 (2010)

    Desde la década de 1950 y, sobre todo, y más en España, la de los sesenta y setenta, las ciudades europeas han asistido a la construcción de una parte sustancial de lo que en la actualidad constituye su periferia urbana continua. En general, a diferencia de los crecimientos más recientes, esas periferias se nutrieron fundamentalmente de vivienda social (en el sentido más amplio del término) construida las más de las veces bajo la forma de tipologías edificatorias colectivas y, a menudo, en morfologías urbanas abiertas (conjuntos de bloques y torres) desigualmente dotadas de equipamiento urbanístico que, en muchos países, han terminado por construir la imagen característica (y, a veces, estigmática) de estas periferias.

  • La Naturaleza en la ciudad: lugares y procesos
    Núm. 12 (2009)

    El papel de “lo natural” en el espacio urbano es un asunto de interés para el urbanismo desde sus comienzos. Construir territorios y ciudades a favor de la naturaleza es un principio a menudo olvidado. Este dossier trata, pues, de la relación física campo-ciudad, de la tradición urbanística del parque, de los sistemas de parques urbanos, de la planificación y diseño de los espacios verdes e incluso de la gestión de la biodiversidad urbana y territorial.

  • Portada Ciudades 11, 2008 (Estocolmo) Ciudad e infraestructuras
    Núm. 11 (2008)

    Las infraestructuras en sentido amplio son a la vez importantísimos soportes urbanos y objetos sectoriales de otra escala. Éste es el tema principal del dossier. El planeamiento urbano a menudo se adapta a discutibles imposiciones que son insoslayables realidades estructurales: Modelo de movilidad, modelo  urbano marcado por el mercado inmobiliario, políticas sectoriales supralocales, etc. Por otro lado, las infraestructuras de toda índole y sus servicios asociados deben ser adecuadamente contemplados por el plan urbanístico: aeropuertos, puertos marítimos, telecomunicaciones, carreteras, ferrocarriles, caminos históricos, vías pecuarias, etc.

  • Portada Ciudades 10, 2007 (Burdeos) Generadores de nueva urbanidad: Los espacios comerciales
    Núm. 10 (2007)

    La práctica de la Planificación Urbana ha tratado, en cada uno de los momentos en que ha ejercido como tal, de adaptar sus contenidos metodológicos a la realidad urbana objeto de Ordenación y Control. Más aún, ha sido esta realidad la que ha marcado los pasos metodológicos a emprender por una disciplina con vocación de “crear ciudad”, de construir ciudadanía”.

    Durante las últimas décadas del pasado siglo, y desde los años posteriores a las “contiendas” europeas, incluidas las nacionales, la Planificación Urbana, siendo fiel a los principios que la generaron como “disciplina de proyecto”, afronta la ordenación del espacio de la ciudad y del territorio, más preocupada, eso sí, por la primera que por el segundo, condicionada, sobre todo, por procurar el desarrollo de procesos específicos de “producción de suelo”. Se entiende que su intención es compaginar “políticas de suelo” con una “ordenación espacial cívica” que procure una ciudad para los ciudadanos. Esta es, al menos, la teoría, las buenas intenciones de partida.

    Dada la importancia de esta temática, hemos querido dedicar un número de la revista CIUDADES para tratar todas estas cuestiones de la manera más universal posible, es decir, haciendo confluir trabajos que abordan casuísticas europeas. Publicación esta que se ha elaborado, como ya es habitual en nosotros, colaborando con instituciones universitarias internacionales. En esta ocasión, hay que reconocer al Laboratorio URB&COM del Politécnico de Milán que dirige la profesora Corinna Morandi, porque su generoso esfuerzo y sus valiosas aportaciones han hecho posible el proyecto emprendido.

  • Portada Ciudades 09, 2005/2006 (La Guaira) La ciudad latinoamericana: más allá de la cuadrícula
    Núm. 09 (2005)

    Son tan diferentes los problemas que afectan a la Ciudad Americana, con respecto a aquellos que se presentan en la Ciudad Europea, que implican la adopción necesaria de posiciones específicas y concretas a la hora de abordar su estudio, actitud esta que debemos comprender a pesar de que, en una primera aproximación, parezca extraña a nuestros métodos de análisis. Estos estudios, en una palabra, están más implicados en cuestiones sociales, económicas y políticas, y menos en aquellas otras de tipo espacial, en los “espacios próximos”, frente a los estudios europeos donde priman, cada vez más, presupuestos estético-monumentales con los que se pretende desmontar los rigores históricos de la disciplina del Urbanismo.

    Parece, en este sentido, como si todo estuviese hecho en Europa, y todo por hacer en América, como si las grandes contradicciones urbano-territoriales sólo se expresasen en geografías americanas. Todo se piensa, en América, desde posiciones sociales, económicas y políticas, la ciudad y el territorio también, mientras en Europa damos por superados planteamientos semejantes, convencidos, como lo estamos, de que nuestro “nivel democrático” alcanzado nos permite perfeccionar, no cambiar ni cuestionar, construcciones sociales en el marco del “bienestar” ya adquirido. Diferentes posiciones que se manifiestan también en el plano científico.

  • Portada Ciudades 08, 2004 (La Rondilla) Reciclar la ciudad
    Núm. 08 (2004)

    En la llamada época del “desarrollismo”, allá cuando la ciudad se construía bajo el signo inequívoco de la “edificabilidad”, procediéndose a una extensión indiscriminada de su ámbito original existente, sin más limitaciones que aquéllas que imponía el beneficio inmobiliario inmediato, la cuantificación de lo construido ocultaba, sustituía y, en cierta manera, representaba la consabida y prevista ausencia de cualidad en el producto final obtenido, sobre todo la que se expresaba a través del binomio residencia-equipamiento social. La construcción de la ciudad, en efecto, semejaba más un acuerdo entre todos aquéllos que estaban interesados en este proceso de desarrollo, medido en clave cuantitativa, que en expresar en el espacio “derechos” y “libertades” que contribuyesen a la mejora de las condiciones de vida de sus habitantes.

    Tantas contradicciones provocó esta manera de proceder a la construcción de la ciudad que no hubo más remedio que cuestionar sus principios con el objetivo de recuperar derechos nunca expresados, reivindicaciones jamás atendidas. Movimientos sociales vinculados con organizaciones democráticas ciudadanas, así como el impulso añadido del imprescindible desarrollo de una democracia política a nivel de Estado, abrió el camino, como no podía ser de otra manera, hacia un ambiente social mucho más propicio, encauzando un proceso encaminado al entendimiento decididamente democrático de la práctica de la planificación urbana.

  • Portada Ciudades 07, 2002-2003 (Valladolid) Dispersión Territorial, Paisaje y Ciudad Construida: Objetivos y Retos de la Planificación Urbana
    Núm. 07 (2002)

    El campo de conocimiento del Urbanismo, disciplinalmente hablando, se debate, en estos momentos, entre dos líneas fundamentales de trabajo. Por un lado, aquella que se recrea en temas de índole Paisajístico-Territorial, estrechamente vinculados con las teorías más recientes sobre la Sustentabilidad. Por otro lado, nos encontramos con la disciplina específica del Urbanismo que trata de extenderse y de superarse, metodológicamente, más allá de sus originales principios decimonónicos. Es en este sentido en el que podemos decir que muchas de las cuestiones que está asumiendo, en la actualidad, la disciplina del Urbanismo proceden de su encuentro dialéctico con las contradicciones que se manifiestan del uso y abuso al que están siendo sometidos ámbitos paisajístico-territoriales de los que se piensa que no tienen porqué ser sometidos ni implicados, necesariamente, en desarrollos urbanos concretos.

    No olvidemos, tampoco, que desde su origen, aunque al principio muy tímidamente, el Urbanismo pretendía responsabilizarse y hacerse cargo no sólo de la Ordenación de los espacios urbanos propiamente dichos, de aquellos que estaban más implicados con problemas derivados de las transformaciones internas de la ciudad, de su crecimiento, extensión y desarrollo, sino, también, de fragmentos espaciales concretos identificados con parte de su territorio circundante. Aún así, el Urbanismo se perfila, desde sus inicios, como una disciplina fundamentalmente “urbana”, es decir, comprometida con la Ordenación de los “espacios construidos”, o la de aquellos que se encuentran en disposición de asumir un papel preponderante en la extensión de lo ya consolidado como urbano. El Urbanismo asumía, sobre todo, su papel como disciplina interesada por la construcción futura de la ciudad, no mostrando excesivo interés por la otra Ordenación que afectaba a territorios no específicamente urbanos, aunque tampoco eludiéndola del todo.

    La temática así presentada justifica el título genérico dado, en esta ocasión, a la Revista, “Dispersión Territorial, Paisaje y Ciudad Construida: Objetivos y Retos de la Planificación Urbana “, título con el que se desea indicar, al mismo tiempo, el contenido y la apertura hacia nuevas propuestas en el campo específico de la Ordenación del Territorio de lo Urbano.

  • Portada Ciudades 06, 2000-2001 La Ciudad Jardín, cien años después
    Núm. 06 (2000)

    Recordar la Ciudad-Jardín, cien años después de su pronunciamiento teórico, no constituye un acto de remembranza histórica sin más. Nuestro deseo, por el contrario, es acercarnos a esta efemérides con la intención, quizás con la mala conciencia, de mostrar la actualidad del pensamiento de Howard, si por ello entendemos su proximidad más cercana a alas reivindicaciones de nuestro tiempo que su incómoda adaptación a aquel otro que la vio nacer.

    Nuestro deseo es argumentar que al Ciudad-Jardín es, en esencia, una idea que puede seguir respondiendo a requerimientos urbanísticos actuales, del mismo modo que intentó, no con el éxito pronosticado, hacer frente a aquellos otros que se plantearon durante los años finales del siglo XIX. Esto no significa que estemos reivindicando algo caduco, ni tampoco que rechacemos la identificación histórica de Howard con el tiempo que le tocó vivir. Ni pretendemos reivindicar pensamientos anclados en tiempos pasados, ni dudamos de la condición de Howard como personaje histórico estrechamente vinculado y comprometido con su época.

    La ciudad como idea, como forma y como gestión, en el marco, todo ello, de una sociedad que desea autogobernarse, constituye parte de los pensamientos que esbozó Howard y de los que proponemos su relectura y revisión que permita reconducir el perdido horizonte de nuestra disciplina.

  • Portada Ciudades 05, 1999 (Bilbao) Ventajas urbanas y competitividad entre ciudades
    Núm. 05 (1999)

    Las nuevas ideas que se están elaborando acerca del papel que debe cumplir la ciudad en nuestra sociedad actual, refiriéndonos, sobre todo, a la ciudad europea, en parte a la ciudad americana, están adoptando actitudes muy implicadas con la expresión, espacialmente hablando, de específicos aspectos propagandísticos con los que se proponen mostrar, vía proyecto arquitectónico, las posibilidades económicas de los nuevos espacios urbanos así definidos. Se entiende, en este sentido, que la economía, que puede desarrollarse en el marco de un espacio urbano concreto, se realiza en la medida en que dicho marco es atrayente, y ello tanto desde el punto de vista de su calidad formal proyectada, como desde aquella que reúne, en el marco espacial así proyectado, un medioambiente adecuado, condiciones para la producción cultural, posibilidades de promoción humana, calidad de vida…etc.

    Se está pensando, por tanto, en un marco espacial en el que primen condiciones muy específicas de clase para que sea capaz de reclamar la nueva actividad económica impulsada por el ambiente que la acoge. La definición cualitativa de la ciudad, o mejor dicho, la imagen que debe presentar cara al exterior, se constituye, en este sentido, como uno de los objetivos más claros en los que está empeñada, en estos momentos la Planificación Urbanística.

    El Instituto Universitario de Urbanística desea incorporarse al debate reseñado, apostando, en última instancia, por la revisión de los principios más rigurosos que han conformado la práctica de la Planificación Urbanística en el último siglo. Ni que decir tiene que se trata de aquella práctica que ha entendido la ciudad, y el territorio, como entidades geográficas de las que debe requerirse, a la hora de proceder a su “ordenación urbanística”, su consideración de ámbitos espaciales donde se desarrollen los principios básicos de la libertad y la democracia, obviando todos aquellos que potencian la desigualdad y la marginación.

  • Portada Ciudades 04, 1998 (Steiner) Territorio y patrimonio
    Núm. 04 (1998)

    La IX Conferencia Internacional sobre Conservación de Centros Históricos y del Patrimonio Edificado, del Consejo Académico Iberoamericano (CAI), tuvo lugar en Valladolid entre los días 7 y 11 de julio de 1997. La importancia de este encuentro y el hecho de que su organización y coordinación hayan correspondido al Instituto de Urbanística de la Universidad de Valladolid parecían indicar la conveniencia de dedicar este cuarto número de Ciudades a los contenidos del evento.

    El CAI reúne en estos momentos a una cuarentena de universidades iberoamericanas bajo el común objetivo de ofrecer alternativas -desde los planos de la investigación y de la enseñanza- para la conservación e intervención sobre el patrimonio edificado. De hecho, desde la primera Conferencia celebrada en Camagüey (Cuba) en 1989, hasta la que tuvo lugar en Puebla (México) en 1996, el CAI se ha consolidado como una entidad iberoamericana capaz de aglutinar un número creciente de universidades en tomo a la reflexión sobre los métodos e instrumentos que nos permitan realizar una práctica científica y social que repercuta en la conservación de nuestros centros históricos y, en general, de todo lo construido que tenga carácter patrimonial.

    El Instituto de Urbanística de la Universidad de Valladolid, en nombre del Consejo Académico Iberoamericano y en el suyo propio, quiere mostrar su agradecimiento a todas las personas e instituciones participantes y al conjunto de organismos colaboradores en las distintas actividades de la IX Conferencia sobre Conservación de Centros Históricos y del Patrimonio Edificado: Ayuntamiento de Valladolid, Ayuntamiento de Segovia, Consejo Superior de los Arquitectos de España, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia, Caja Salamanca y Soria, Diputación Provincial de Valladolid, E.T.S. de Arquitectura de Valladolid e Iberia, transportista oficial del Congreso. Asimismo, el Instituto de Urbanística quiere hacer expreso su sincero reconocimiento a las instituciones patrocinadoras que hicieron materialmente posible el evento: la Universidad de Valladolid, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la Consejera de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León, y el Consejo Autonómico de los Colegios de Arquitectos de Castilla y León.

  • Portada Ciudades 03, 1996 Pensar la ciudad, vitalidad y límites del plan urbanístico
    Núm. 03 (1996)

    Apostar por el Plano Urbanístico, por el Proyecto de Ciudad, entendido como un proceso de largo alcance con capacidad para ir definiendo y concretando específicas intervenciones, cuyos objetivos deberían enmarcarse en la transformación y uso del espacio (Urbano y Territorial) en clave popular y democrática, es el empeño que se manifiesta a través de la acción práctica y teórica de profesionales, profesores universitarios e investigadores que comienzan a reunirse en tomo a este pequeño ámbito cultural que llamamos “Ciudades“.

    Hoy nos proponemos “pensar la ciudad” y, para ello, nada mejor, decimos, que apostar por nuestra herramienta por excelencia, es decir, por el Planeamiento Urbanístico. Con ello no queremos decir que nuestra apuesta se manifieste en un ámbito acrítico, donde no sea posible cuestionar el alcance, muchas veces limitado y autoritario, del Planeamiento. No deseamos movemos en las coordenadas culturales que ha descrito, de forma impecable, el escritor Saramago en su extraordinario “Ensayo sobre la Ceguera”. Nuestra apuesta es crítica, hasta el punto de renunciar, si a esa conclusión llegamos, a esa herramienta que, hoy por hoy, seguimos reivindicando como el proceder más riguroso para Proyectar la Ciudad.

    Establecemos, por tanto, la hipótesis de que es desde la práctica del Planeamiento Urbano cómo se han elaborado, y cómo es posible aún seguir elaborando, las más rigurosas teorías y pensamientos sobre la ciudad. Valga como ejemplo, y de ahí su presencia en este número de “Ciudades“, los postulados teóricos que distinguen a la obra, teórica y práctica, de G. Campos Venuti, al que dedicamos algunas páginas de esta revista en su merecidísima investidura como Doctor Honoris Causa que le ha sido concedida por la Universidad de Valladolid. Leamos, atenta y detenidamente, su discurso.

  • Portada Ciudades 02, 1995 La enseñanza del urbanismo. Una perspectiva europea
    Núm. 02 (1995)

    El tema elegido para el número 2 de Ciudades, la enseñanza del urbanismo en las Escuelas de Arquitectura, tiene una importancia evidente en la actualidad. Por un lado la introducción de nuevos planes de estudios en las universidades de la Unión Europea, más o menos orientados por sus directivas comunes, incrementa la sensación de transición y los factores recientes de crisis disciplinar. Por otro lado la proliferación mal articulada de programas de posgrado sobre urbanismo y ordenación del territorio, fruto de la iniciativa privada o de la acción aislada de algunas universidades, plantea la incógnita sobre cuáles son los conocimientos que sobre urbanismo han de desarrollarse en las Escuelas.

    La consecuencia natural debería estar en una amplia reflexión, tal y como se manifiesta en todos los artículos de esta revista, sin embargo el debate no está siendo intenso, algo que incrementa aún más el valor de las diferentes opiniones aquí desarrolladas. En esta introducción destacamos por ello aspectos relevantes tanto de los tres artículos de opinión de los profesores españoles, como de las cuatro monografías de cuatro profesores extranjeros, cada una referida a su propio país.

  • Portada Ciudades 01, 1993 (Barri de la Ribera) La ideología urbanística, 25 años después
    Núm. 01 (1993)

    Hace 25 años se publicó un texto del joven arquitecto Femando Ramón titulado Miseria de la ideología urbanística: Quien lo conoció se vio inexorablemente movido a la reflexión. El librito, de pequeño formato y corto número de páginas, estaba claramente estructurado y su lectura resultaba amena. Su asunto era la crítica ideológica, como la evidente referencia de su título al clásico de Marx (que perdió en las siguientes ediciones) hacía suponer. Pero el libro era también bastante más: era la recuperación del contacto con los textos más notables del urbanismo europeo (curiosa paradoja: la crítica servía para recobrar lo criticado), que desde los años republicanos, con un García Mercadal enardecido, Torres Balbás o tantos otros, se había cegado por completo. Y era también, en los años de la más grave crisis universitaria del franquismo, un incentivo más de la renaciente cultura de la izquierda en el interior del país. ¿Cómo ser, pues, insensible a sus mensajes? Toda una amplia generación de urbanistas se formó a su sombra, y para muchos de nosotros fue el primer texto que de urbanismo nos hablaba. Era aire nuevo.

    ¿Qué queda hoy de aquel empuje? El eco de aquella voz parece lejano cuando, quizá, más vivamente se hace necesario. Todo ha cambiado y muchas creencias se han resquebrajado, y los urbanistas, buscando aún (¡hace ya tantas décadas!) un hueco y una respetabilidad cultural se afanan hoy en torno a algunas unanimidades básicas; una mano de silencio calla las ideologías y ciertos planteamientos constituyen el acervo legitimador común e indiscutido del planeamiento urbano. Todos, más o menos, aceptamos sin reservas las mismas o semejantes tesis (esencialmente idénticas) sobre la movilidad, la conservación, las densidades, el lugar, la forma urbana…. Releer ahora aquel libro del 68 resulta, para muchos, por ello, heridor. Se ha hecho un huésped incómodo de las bibliotecas. Y muchos no quieren acordarse, ahora que se acuerdan, de lo que entonces dijeron. Quizá sólo este efecto revulsivo bastaría para ponerlo de nuevo en el primer plano.

    En este contexto, y con tal intención, llamando a esa incomodidad que esperamos fértil, se presenta la nueva revista de crítica urbanística que bajo el nombre de Ciudades el lector tiene en sus manos. Su periodicidad, anual. Su línea, abierta. Su pretensión, rendir nervio al debate urbanístico, remover los rescoldos que, quizá, arden bajo la ceniza. En este primer número, organizado en tomo a la discusión sobre la ideología urbanística, se reúnen siete artículos de profesionales e investigadores del hecho urbano; y se incluye un fragmento del libro más arriba referido junto a un escrito del propio autor en el que, reposadamente, recuerda las circunstancias de su redacción. Quisiera, con todo respeto, ofrecer este primer número de Ciudades como reconocimiento al autor, quien desde entonces, fiel a sí mismo como nadie, de forma directa o a través de sus publicaciones y obras, nos ha instado hacia una racionalidad sin desmayos.