Convocatorias

Los espacios libres de uso público como sistema: complejidad y contradicción (Ciudades 26, 2023)

Una de las muchas escenas inquietantes que ha dejado la pandemia ha sido la de parques primero clausurados y después pautados por círculos donde ubicar y distanciar entre sí los distintos grupos de convivencia. En el sentido opuesto, este tiempo comprimido también ha acelerado y amplificado la valoración medioambiental de estos espacios. La compatibilidad o no de las dos visiones puede sintetizar lo que buscamos en la convocatoria del número 26 de la revista Ciudades. ¿Podemos hablar de un sistema de espacios libres potenciador de la salud? ¿Hasta dónde y con qué claves dicho sistema puede ser detonante o motor de la regeneración urbana, o, por el contrario, adaptarse al statu quo, con el greenwashing como reforzador de procesos de gentrificación y desigualdad socioespacial?

Se cumple aproximadamente una década de dos publicaciones del Instituto Universitario de Urbanística, editor de la revista: Espacio público en la ciudad contemporánea. Perspectivas críticas sobre su gestión, su patrimonialización y su proyecto (2010, coordinado por Mireia Viladevall i Guasch y María Castrillo Romón) y el número 1 de la serie Dossier Ciudades, Corredores Ecológicos (2012, coordinado por Luis Santos y Ganges y Pedro María Herrera Calvo), ¿plenamente vigentes? Puede que el desafío de la covid-19 modifique las relaciones y representaciones que establezcamos con el espacio libre público, accesible, colectivo, pero las compilaciones de voces de esas dos publicaciones también pueden situar bien esos dos extremos de la reflexión sobre un sistema de espacios libres extendido. Su comprensión multiescalar, multidimensional y multifuncional, bajo el paraguas de la denominada Infraestructura Verde, pretende abarcar todo el territorio, conectado. Pero necesariamente las claves serán diferentes si queremos interpretar su esencia urbana, metropolitana, e incluso rural.

Sostenía Lefebvre, con muchos otros, que el espacio público es ese bien común esencia misma de la ciudad. Pero ¿qué tipo de espacio público? Richard Sennet, en su libro La conciencia del ojo, veía en la construcción del Central Park el ejemplo más amargo de la alternativa, el alivio bucólico, a la cuadrícula, donde pudiera experimentarse la complejidad de la vida en la ciudad. Aunque la alerta sobre este bien común nunca cesa, esta década pasada puede ser una buena excusa para invitar a reflexionar sobre trayectorias y realidades. Hablemos de su existencia, su pulso, su confort, su adaptabilidad al cambio; de su memoria o su apropiación identitaria; de su fisicidad o virtualidad.

Hablemos también de futuro. Los riesgos, desafíos y oportunidades han tomado caminos diversos. La pandemia nos ha “permitido” reencontrarnos con el espacio libre público, pero teniendo una conciencia más corpórea de la relación entre los cuerpos y con los lugares ¿Puede ser esta una oportunidad única para afianzar las teorías ecofeministas en torno al cuidado mutuo y de nuestro hábitat común, o por el contrario existe el riesgo de perpetuar y sofisticar al extremo las llamadas “burbujas de convivencia”?

Coordinador de la sección monográfica: Marina Jiménez Jiménez (marina@arq.uva.es)